Un texto politico atravesado por los cambios del afuera | Carlos Fos

Dos de los acólitos formados en el sindicato de panaderos de Rosario se destacaron en sus largos recorridos por los montes del norte de Santa Fe y Chaco. Se trata de Isidro Vega y Valiente Gutman. Vega había trabajado parte de su juventud como linotipista y con sus conocimientos fue un impulsor del uso del boletín y, cuando los medios lo permitían, del periódico. Sentía a la palabra escrita como un triple compromiso militante, que involucraba al que la escribía, al impresor y al osado distribuidor. En muchas ocasiones, estas tareas tan especializadas y segmentadas en las propuestas burguesas estaban en manos de una misma persona. La circulación del material en épocas o zonas de riesgo (por la represión
creciente) demandaba prácticas sostenidas en el sigilo y la simulación. Los espacios de encuentro en los que se realizaba el trueque de periódicos o volantes eran públicos y ante cualquier peligro detectado, la operación se abortaba. Pero estas dificultades no eran capaces de disminuir la pasión de
los libertarios por expresar sus ideas en tinta y papel. Vega era un fiel exponente de esta tozudez positiva, capaz de dedicarle días a la redacción de sus artículos y a diseñar canales para que los mismos fueran leídos por el mayor número posible de adherentes al movimiento.

Clique aqui para acessar o texto completo.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s